martes, 28 de abril de 2009

Primeros pasos hacia la FIV

Ya tenemos cita en el IVI para que nuestra doctora nos asesore sobre la FIV. Costes, tiempo, probabilidad de embarazo, riesgos, .... Será el jueves 7 de mayo. Colgaremos la info por si a alguna le va bien.

De momento no tenemos más noticias. Ahora esperamos al sábado para la super kedada y el domingo contaremos cómo ha ido. De momento hay 23 familias apuntadas con niños y niñas de diversas edades. Rita nos va a tener que ceder un trozo de playa sólo para nosotras. El humor es lo único que nos queda.

domingo, 19 de abril de 2009

Legalidad de las familias homoparentales


Ayer tuvimos la charla sobre cuestiones jurídicas relacionadas con familias homoparentales. Empezamos diez minutos más tarde de lo previsto pero pudimos "disponer" de Mónica Oltra hasta las 9 y media.

Fue muy interesante porque hablamos de muchísimas cosas: donación de óvulos entre mujeres lesbianas, cómo hacer la filiación, adopción nacional e internacional, gestación por subrogación, apellidos de los hijos, nuestros derechos fuera de España, .... Fue muy clarificador y despejó muchas dudas con ese ácido sentido del humor que le caracteriza.

Eramos 55 personas, diversas, hombres y mujeres, con hijos y sin hijos y alguna embarazada. Vinieron Mónica y Vero, las chicas que iniciaron el camino para conseguir la donación de óvulos entre mujeres lesbianas y consiguieron que la comisión de reproducción asistida se posicionara sobre el tema. Y están embarazadas de seis meses.

También estaba Ángel con su mujer y su hija, un chico transexual que conocí en mi época de voluntaria del grupo de identidad de género.

A ver si tengo un rato y hago un pequeño resumen de lo que hablamos y lo cuelgo para que esté al alcance de todos y todas.

viernes, 17 de abril de 2009

El más duro de todos


A finales del año 2007 empezamos a plantearnos tener un hijo juntas. Era un buen momento personal y económico para hacerlo y Núria tenía claro que ella quería ser la gestante.

Empezamos a buscar información por la red. No sabíamos por donde empezar y encontramos muchos blogs de compañeras de América Latina. Ana y Paula. Ana de Alejandro y Cris. Silvina y Andrea. Roma y Triana. Adriana y Andrea. Gaby y Magui. Y tantas otras que nos sirvieron de trampolín para animarnos a hacer lo mismo. Curiósamente, no habíamos encontrado ningún blog de ninguna pareja española y nos impulsó a hacerlo para servir a otras parejas sobre cómo hacer un proceso de fertilidad contando nuestra experiencia.

Creamos el blog en enero de 2008 y un mes más tarde hicimos el primer IAD en IVI Valencia. Después vinieron dos más y Núria se quedó embarazada. Lo habíamos conseguido a la tercera, no estaba mal. Esperamos a la segunda eco para decírselo a la familia. No les habíamos dicho nada para darles la sorpresa. El día que se cumplía dos años de nuestra boda, el 9 de julio de 2008, les reunimos a todos en casa de mi suegros con la excusa de celebrarlo. Estaba mi padre y su pareja, mis hermanos y mi cuñado, mis suegros, Núria y yo. Fue un día muy especial y una alegría inmensa para todas y todos. En la siguiente eco, el 31 de julio, el Dr. Giles nos dió la mala noticia, el corazón se había parado. Nos fuimos corriendo a La Fe para que le practicaran un aborto inducido y su correspondiente legrado. La explicación que nos dieron es que el 15% de las mujeres abortan en el primer embarazo. Era normal.

Esperamos la cuarentena y decidimos ir a por la cuarta. Después del puregón, nuestra doctora, Elena Labarta, nos dijo que tenía dos folículos preciosos, uno en cada ovario y con el tamaño perfecto. Además, el factor añadido del legrado que favorece la concepción. Incluso hay un refrán que dice, mujer legrada, mujer preñada. Y fue negativo.

Después de dos meses de espera lo volvimos a intentar. La quinta era difícil porque sólo había un folículo pero fuimos adelante y ... también fue negativo.

Y la sexta, con dos folículos perfectos, negativo también.

Y aquí paramos, respiramos, descansamos, ahorramos y en un par de meses aproximadamente empezaremos de nuevo pero esta vez con una FIV. Más caro pero más seguro. Según dicen un 60% de probabilidad.

Después de un año y cuatro meses y casi 10000 euros gastados, estamos agotadas mentalmente y Núria fisicamente también.

Después de un año y cuatro meses sois muchas las parejas españolas que os habéis decidido a crear un blog y contar vuestras historias. Muchas ya tenéis vuestros hijos/as, otras estáis embarazadas, otras os lo estáis planteando y otras estáis en el inicio del proceso. Quiero daros las gracias a todas por seguirnos, por leernos e interesaros por nosotras y sólo espero que, después de un año y cuatro meses de haber creado este blog, haya cumplido con vosotras, aunque sea un poquito, el objetivo con el que lo creamos.

Al final, para nosotras es como una herramienta de autoayuda donde vosotras sois, con nosotras, las protagonistas.

No vayáis a pensar que vamos a cerrar el blog ni nada parecido. Este post es, en esta tarde ya oscura en el comedor de mi casa, una vía de escape para mis pensamientos.

Os pego la foto que nos hicimos ayer por la tarde en el parque paseando a nuestra perra.

Madres lesbianas en El Mundo

Os pego un artículo que se publica hoy en El Mundo y habla de la cuestión de la donación de óvulos entre mujeres lesbianas.

Cariño, yo te cedo el óvulo y tú pon el útero
Parejas lesbianas comparten sus gametos para que ambas mujeres participen activamente de la maternidad. Llega el «baby boom» gay

ISABEL PERANCHO

Tres parejas lesbianas serán las primeras españolas en gestar hijos mediante una novedosa aplicación de las técnicas de reproducción asistida. El procedimiento, que ya ha sido bautizado como ROPA, acrónimo de Recepción de Óvulos de la Pareja, es básicamente una fecundación 'in vitro'. Nada médicamente nuevo, aunque socialmente representa una revolución. Dos mujeres se 'unen' para concebir un hijo: una pone el óvulo y la otra el útero. El primero se insemina con esperma de un donante anónimo y el embrión resultante se transfiere a la matriz de la segunda, que llevará adelante la gestación.

En los próximos meses nacerán los primeros bebés ROPA en Barcelona gracias a la intervención del Instituto de Reproducción Cefer, un centro que está en contacto con otra decena de parejas interesadas. Pronto le seguirán otras clínicas, ya que la Comisión Nacional de Reproducción Asistida, un órgano consultivo dependiente del Ministerio de Sanidad, dio el pasado diciembre su beneplácito al procedimiento. Desde que se legalizó el matrimonio homosexual en 2005, la paternidad gay patria ha experimentado un 'boom'.

La irrupción del método ROPA en las clínicas de reproducción asistida para que las parejas lesbianas procreen hijos puede generar polémica. Ocurre con cada innovación en este campo. De hecho, la demanda para este tipo de tratamiento no es nueva. El Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) ha recibido solicitudes en los últimos años pero no ha sido hasta ahora, tras el pronunciamiento de la Comisión Nacional de Reproducción Asistida, cuando se plantea llevarlo a cabo.

«Legalmente no se contempla esta posibilidad y se contradice con otras normas, ya que se entiende que la donación de óvulos debe ser anónima y en este caso no sucede. Habrá que solicitar autorización a la administración sanitaria regional», opina Agustín Ballesteros, director de IVI Barcelona.

Su colega Simón Marina, director del Instituto de Reproducción Cefer, también en Barcelona, y Bonaventura Coroleu, presidente de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF), discrepan de esta interpretación de la normativa. «No apreciamos que sea ilegal. Y no sólo por el pronunciamiento de la Comisión. Hasta 2005 estaba poco claro, pero a partir de entonces, al equipararse los derechos del matrimonio homosexual con el heterosexual no se puede considerar donación, sino que un miembro de la pareja comparte sus gametos con el otro, lo mismo que ocurre cuando el marido cede su esperma a la mujer», subraya Marina.

Es esta 'lectura' la que ha permitido que tres mujeres tratadas en Cefer ya porten en sus úteros los embriones creados a partir del óvulo de su pareja y el semen de un donante. «La razón es favorecer una mayor participación de los dos miembros de la pareja, que la otra no sea una simple acompañante. Así, ambas tendrán derechos y obligaciones sobre ese bebé», explica su director.


DEMANDA CRECIENTE

El método ROPA (ver gráfico) es aún poco conocido, pero los centros de medicina reproductiva creen que cuando se den a conocer los primeros casos aumentará la demanda. Eso sí, siempre que las parejas puedan afrontar el desembolso de unos 4.000 euros, el precio de esta intervención.

Las lesbianas constituyen una parte cada vez más importante de la clientela de las clínicas de fertilidad. Y es que la reproducción asistida es actualmente una de las vías preferentes para crear una familia homoparental. Se desconoce el número exacto de mujeres homosexuales que recurren a ella, pero se sospecha que es alto.

Así lo indican, al menos de forma indirecta, algunos datos. El 2,7% de las féminas que se quedan embarazadas en España gracias a la aplicación de estas técnicas no tiene pareja y en algunas clínicas se ha constatado que el número de solteras se ha multiplicado por cinco en los últimos años.

El método más popular es la inseminación artificial. En primer lugar, porque la primera ley de reproducción asistida, promulgada en 1988, reconoció la posibilidad de que la mujer optara en solitario a este tratamiento para ser madre, aunque ya antes algunos centros lo utilizaban porque, como señala Marina, «estaba permitido que una soltera adoptara hijos».

La demanda se disparó tras la nueva ley de 2006, que reconoce explícitamente la aplicación de este procedimiento en parejas lesbianas y el hecho de que las dos miembros figuren como progenitoras en el libro de familia si están casadas. Este cambio ha propiciado, además, el turismo reproductivo de parejas gays procedentes de países como Italia, donde esta opción es ilegal, o de Reino Unido y Suecia, donde la cifra de donantes de esperma ha caído después de que se decidiera que su identidad dejaba de ser anónima.

El registro de la SEF, al que aportan datos 130 centros de fertilidad españoles, anotó en 2006 un total de 5.790 ciclos de inseminación con esperma de donante. En el IVI de Barcelona, el 40% de las muestras de semen que se solicitan es para mujeres sin pareja. Aunque no se pregunta la orientación sexual de las pacientes, se sabe que muchas son lesbianas.

El coste del tratamiento ronda los 1.000 euros en los centros privados. Desde 2006 las lesbianas pueden acudir en igualdad de condiciones a los hospitales de la red pública a solicitar una inseminación. Pero ello significa que afrontan, también en igualdad, las largas listas de espera de estos servicios. La mayoría acaba optando por abonar este precio.


CREAR FAMILIAS

La maternidad lesbiana es la parte más visible del denominado homo 'baby boom', un fenómeno propiciado por los progresivos cambios legales ocurridos en los últimos años. Éstos han sido fundamentales para que las parejas homosexuales se decidan a tener hijos. «Se han derribado las barreras. Ahora tenemos el mismo reconocimiento que cualquier otra familia», destaca María José Ariza, vicepresidenta de la Asociación de Familias Lesbianas y Gays y madre, junto con su pareja, de dos hijos, de cuatro años y 10 meses, gracias a la inseminación artificial. A esta organización, con sede en Cataluña, están adscritas alrededor de 300 familias homoparentales.

El número exacto de hogares con dos papás o dos mamás se ignora. El censo de 2001 recogía el dato de 3.000 menores que residían con parejas homosexuales. Eso antes de que se legalizaran las uniones entre personas del mismo sexo.

Otros datos muestran que la paternidad gay es una realidad social emergente. Ariza afirma que sólo en su asociación se ha notado «un crecimiento exponencial anual» en el ritmo de adscripciones. Se han creado nuevas asociaciones de progenitores homosexuales en Madrid, Valencia y el País Vasco, y en Andalucía se está constituyendo otra. El año pasado asistieron 500 personas, entre niños y mayores, a la segunda edición de un encuentro de familias homoparentales que se celebró en Tarragona.

«Siempre ha habido hijos en estas parejas; lo que ha cambiado es que ahora la paternidad ha entrado a formar parte de los recorridos vitales disponibles de los homosexuales», puntualiza José Ignacio Pichardo, profesor de Antropología Social de la Universidad Complutense de Madrid.

Pichardo publicará proximamente el resultado de su tesis doctoral sobre familias homosexuales, basada en las entrevistas realizadas a 275 gays con o sin hijos. Su trabajo constata un cambio de mentalidad. «Los de mayor edad descartaban tener hijos, pero la gente joven, o ya los tiene o desea tenerlos. En su horizonte vital se incluye la paternidad», explica.

Un estudio publicado en 2003 en la revista 'Human Reproduction' certificó la motivación de las lesbianas a la hora de formar una familia. El análisis comparó a un centenar de homoprogenitores con otro de parejas tradicionales y concluyó que las gays mostraban un deseo mayor de ser madres y meditaban mucho más su decisión.

Las clínicas acreditan este instinto maternal: hay parejas que han repetido el tratamiento para que sus dos miembros 'vivieran' el embarazo o para crear familias numerosas. En estos casos, se suele facilitar la posibilidad de repetir el mismo donante para que los hermanos compartan lazos genéticos.

Otros estudios han desterrado el miedo de muchas parejas a que sus hijos fueran discriminados por la orientación sexual de sus padres o a que pudieran ver alterado su desarrollo. Ariza afirma que la experiencia de las familias homoparentales apuntala estos resultados: «Nuestros hijos son felices, no están discriminados ni van al psicólogo». Para visualizar esta realidad, la Asociación de Familias Lesbianas y Gays ha elaborado el documental 'Homo Baby Boom', que recoge la vida cotidiana de seis padres con sus retoños.

Una vez superados los mitos, llega la hora de la verdad: ¿Cómo puedo crear mi familia? Las entrevistas realizadas por Pichardo desvelan de qué manera han ido surgiendo muchas de ellas: a partir de los hijos que alguno de los miembros de la pareja aportaba de una relación heterosexual previa, o tras consentir un coito heterosexual con el mero fin de tener descendencia, o con hijos gestados a partir de inseminaciones caseras (la mujer se inyecta semen obtenido de la masturbación de un varón).

La reproducción asistida allanó el camino a las lesbianas, pero para las parejas gays masculinas las opciones se reducen. La principal salida es la adopción, pero la internacional, mayoritaria entre las parejas heterosexuales, les está prácticamente vedada. En cuanto a la nacional, está reconocida para los solteros y, desde 2005, también para las parejas homosexuales. Pero se trata de un proceso lento, laborioso y que, en ocasiones, se retrasa para la pareja gay en función del color político de la comunidad autónoma.


¿Y ELLOS QUÉ?

Son las razones por las cuales los homosexuales masculinos han buscado otra alternativa: la gestación subrogada, más conocida como útero de alquiler. Este procedimiento, legal en algunos países, no se admite en España, aunque la SEF y los colectivos homosexuales consideran que debería regularse su aplicación.

Es la salida por la que optaron Juan y su marido, una pareja residente en la Comunidad Valenciana que tenía la sensación de que se le estaba 'pasando el arroz'. Llevaban años en la lista de espera de adopción. Sólo les ofrecieron acoger a una niña enferma de sida. «No nos vimos capaces, aunque luego nos arrepentimos», dice Juan.

Finalmente, optaron por viajar a La Jolla, en California (Estados Unidos), para intentar una gestación subrogada. «Teníamos la referencia de unos familiares, una pareja heterosexual, que tuvo un hijo por este procedimiento», explica. Sus mellizos están a punto de cumplir seis meses y estos orgullosos papás son la primera pareja masculina cuyos dos miembros figuran como progenitores en el momento de inscribir a sus hijos en el registro español.

Antes que ellos, otros matrimonios gays españoles acudieron a un vientre 'solidario,' pero sólo uno de sus miembros, el donante del semen, se inscribió como padre. El otro tuvo que solicitar la adopción para ser reconocido como segundo papá. Juan y Pedro lo consiguieron tras plantear un pleito a la Dirección General del Registro y del Notariado española. Lo ganaron porque un juez de Estados Unidos reconoció a los mellizos como hijos de ambos. Ya tienen en sus manos el libro de familia.

Su caso abre la puerta a que más parejas viajen a California para conseguir la doble inscripción registral. El matrimonio valenciano mantiene contacto a través de internet con otras 18 que han seguido el camino de la emigración reproductiva. No todas podrán permitírselo: Juan y Pedro se gastaron cerca de 180.000 euros en su empeño familiar.



--------------------------------------------------------------------------------

¿DE QUIÉN ES EL NIÑO?


No existe convenio ni regulación internacional que establezca quiénes son los padres a la hora de inscribir al hijo de una pareja homosexual en el registro civil. Cada país aplica su receta, lo que genera no pocas complicaciones. Javier Carrascosa, profesor de Derecho Internacional Privado de la Universidad de Murcia, explica los criterios de filiación que se siguen en España:

Como regla general se reconoce la filiación por adopción y la natural (hijo biológico de una pareja heterosexual).

La Ley de Reproducción Asistida de 2006 reconoce a ambos miembros del matrimonio de lesbianas como progenitoras del hijo nacido por inseminación artificial.

En el resto de supuestos, el padre no biológico debe iniciar un proceso de adopción y después se inscribe como progenitor en el registro.

El método ROPA no está regulado. Oficialmente, la madre sería la que da a luz al bebé.



--------------------------------------------------------------------------------

EL ENTORNO HOMOPARENTAL, TAN PROPICIO O MÁS


¿Tienen los niños que se crían en familias homoparentales más problemas que los que se desarrollan junto a papá y mamá? «Las investigación confirma que el tipo de estructura familiar no influye en el desarrollo del menor y que éste depende del nivel de estimulación, de apoyo social y de afecto que reciba», señala Alfredo Oliva, profesor del departamento de Psicología Evolutiva y de la Educación de la Universidad de Sevilla. Eso es, al menos, lo que ha encontrado un estudio llevado a cabo en esta Universidad, junto con la del País Vasco y con el asesoramiento de la de Cambridge (Reino Unido). Tras visitar y entrevistar a más de 200 familias españolas de seis tipos: tradicional, monoparental, reconstituida (segundas parejas con hijos), homoparental, múltiple (con mellizos o trillizos) y adoptiva, Oliva asegura que no observaron diferencias entre un tipo y otro y que las homoparentales «son buenos contextos de desarrollo». Lo cierto es que los progenitores homosexuales puntuaron un poco más alto que el resto de familias en la calidad del contexto y el nivel de ajuste de los menores. Esta ventaja se asoció al mayor nivel educativo y socioeconómico que tenían estos padres. La estructura peor parada fue la reconstituida. «Los que asumen su homosexualidad suelen ser valientes, resistentes y socialmente competentes. Son un buen modelo para criar niños», dice Oliva.

jueves, 16 de abril de 2009

Otro negativo

Pues eso es, otro negativo que sumamos a la larga lista. Ayer por la tarde empecé a marcar y hoy ya ha bajado del todo.

Como os podéis imaginar estamos bastante hechas polvo. Ahora toca valorar que es lo que vamos a hacer, como y cuando.

En un par de días volveremos a estar operativas. A tod@s aquell@s que vengáis a la charla del sábado nos vemos en la sede del colectivo Lambda a las 18:30.

Muchas grácias por todas loa ánimos que nos enviais. Son muy importantes para nosotras.

Un beso.

miércoles, 15 de abril de 2009

La regla de Luisa

Estamos en la fase final de los 18 días puñeteros hasta la beta. Aunque Núria es una persona extremadamente tranquila, racional y serena, lleva varios días de los nervios. No me dice nada pero cómo la conozco un poquito, se lo noto.

Ayer intenté explicarle cómo estoy yo y que siento, pero me resultó muy difícil. ¿Qué siente la madre no gestante?

Nosotras no sentimos fisicamente. No vivimos esa angustia cada vez que la gestante va al baño y mira el papel a ver si está manchado de sangre. No notamos nada en las tetas. Pero a mi todo esto me genera mucha ansiedad, no se si a otras mujeres en mi situación os pasa lo mismo. No quiero estar cada minuto preguntando, ni haciendo un interrogatorio cada vez que va al baño. Por nada del mundo quiero trasladarle a mi mujer ni un ápice de mis nervios y mi angustia.

Hoy no dejo de mirar mi móvil por si me llega un sms diciéndome que le ha bajado la regla. Necesito que llegue mañana para saber si es si o no y quitarnos esta losa de encima. Imagino que muchas me entenderéis.

Estoy rallada hasta tal punto que ayer me bajó la regla a mi y cuando la vi me produjo una tristeza enorme. Incluso llegué a pensar, "otro negativo". En cuestión de segundos reaccioné soltando una honda y profunda respiración de alivio.

Es para volverse locas.

Luisa

lunes, 6 de abril de 2009

KEDADA SORPRENDENTE

Hola chicas, nos está sorprendiendo la respuesta que está teniendo lo de la kedada. Hasta ahora somos 15 familias con 10 niños/as.
El sábado quedamos con Silvia y Eva, somos del mismo pueblo, y estuvimos valorando qué hacemos pensando en los niños/niñas que vienen y que vamos a ser bastantes.
Especialmente en homenaje a las que venís de Madrid y Cáceres hemos pensado pasar el día en la playa, hay una zona con zonas para juegos y si hace buen tiempo puede ser una tarde chula.
Las que aguantemos más, podemos ir luego a dar una vuelta por el puerto e incluso dar una vuelta en barquito. Y podemos terminar la tarde tomando una horchata en Alboraya.
Esa es nuestra propuesta pero se aceptan sugerencias.
Recuerda que si quieres venir, envíanos un mail a families@lambdavalencia.org y así te enviaremos en unos días el plano con la localización exacta de dónde vamos a quedar.
Besos a todas
Ya nos queda menos para la beta.