martes, 29 de marzo de 2011

11 meses y fin de semana en Granada

En menos de un mes nuestra hija cumplirá su primer año y nosotras aún nos estamos preguntando cómo ha pasado el tiempo tan rápido. Siempre había oido que con críos el tiempo volaba, pero nunca pensé que esa afirmación fuera tan cierta.

Laia ya casi camina, hace muchísimas monerias, le enseñas algo, te mira, y automáticamente lo repite. Lo de gatear ya está más que controlado aunque, ¡quién va a querer gatear pudiendo andar!. ¡Tenemos la espalda que parece que nos haya pasado una apisonadora por encima!

Sigue comiendo muy bien. Le gusta probarlo todo y todo le gusta. Sigue estancada en sus ocho kilos (¡vestida!), pero como está sanísima el pediatra no le da el mayor interés. Además, es imposible que engorde con lo que se mueve. Mira que estamos en contacto con muchas mamás y muchos bebés, pero no he visto ninguno tan nervioso como nuestra lagartija.

A mediados de febrero la tuvimos ingresada en el hospital, porque cogió el Rotavirus, del cual no estaba vacunada, porque cuando a ella le tocaba retiraron la vacuna. Al ser así, y no estar vacunada, los efectos fueron mucho peores, y estuvo muy muy enferma. Nos asustamos muchísimo. Estuvo 5 días con goteros y medicación y despues de esos 5 días nos enviaron a casa. Se recuperó bien y muy pronto por suerte.

Estamos ya preparando el cumpleaños. Queremos hacer una presentación civil (tambien conocido como "bautizo civil") en el ayuntamiento, pero nos están dando largas porque dicen que nunca se ha hecho ninguna celebración como esta allí. Bueno, alguna vez tendrá que ser la primera, ¿no?. Ya veremos...seguro que hasta para esto nos tocará luchar. Despues haremos una comida con la familia y los amigos y amigas más cercanas.

Por otra parte este fin de semana hemos estado en Granada. Habían invitado a Luisa a dar una charla sobre famílias LGTB y allí que nos fuimos las tres. Seis horas de viaje para ir el viernes y seis para volver el domingo, y no diréis que Laia soltó ni un llanto ni medio. Se portó de maravilla. Durmió parte del trayecto y el resto lo pasamos entre cantos, monerías y DVD portátil con cantajuegos y Pocoyó. ¡Menudo invento este cacharrito!
Lo pasamos genial las tres. Laia estuvo de brazo en brazo, enamorando a tod@s con sus charretas, sus miradas y sonrisas cautivadoras. Estamos muy contentas de que sea una niña tan sociable, aunque tambien es verdad que en gran parte lo hemos conseguido nosotras, porque desde que nació está siempre rodeada de mucha gente y en muchos brazos distintos.

Y bueno, de momento poco más. Os dejamos algunas fotos de este último mes y medio.

Saludos a todas y en especial a esas tripitas que ya se van notando!!!


Con la tía Marian en la última quedada del grupo de famílias de Lambda

¿Como está la mami? ¡Tururú, tururú!
  
En el hospital, durante el ataque del Rotavirus asesino

Con mami, miestras disfrutábamos de las maravillosas vistas a la Alhambra durante la puesta de sol granadina






Con sus encantadoras monerías