jueves, 28 de enero de 2010

Cuna, carro y otros complementos

Ay, mare. Ya estamos en la recta final. Quedan dos meses pero hasta ahora ha pasado tan rápido que nos da la sensación de que Laia llegará cuando menos lo esperemos.

Ya tenemos en casa al pintor alisando paredes y pintando, hemos cambiado la ventana y ayer compramos una lámpara infantil de Mickey chulísima. Sí, de Mickey, no de Minnie.

La minicuna la compramos hace algún tiempo, pero de momento la tenemos sin montar esperando que el pintor termine para empezar a vestir la habitación.

El carro ya lo tenemos reservado. Al final nos decidimos por un Jané, ya pondremos una foto cuando lo tengamos aquí.

Y sobre la cuna, en un principio no íbamos a comprarla ya porque hasta los 4 o 5 meses no la va a usar, y con todo el gasto que estamos teniendo, habíamos decidido comprarla más adelante. A pesar de todo, empezamos a mirar y nos gustó mucho una de Mi cuna que costaba aproximadamente 380 euros. Muy bonita, con un color que se adaptaba a lo que buscábamos (naranja). Pero el lunes fuimos a una tienda en Alacuas que nos recomendaron Kathy y Marian, (allí compramos la mini cuna) y, que casualidad, que tenían la misma cuna que nos había gustado en el modelo converse a un precio muy, muy bueno. Por 640 euros teníamos la cuna y la futura cama, mesita, estantería y mesa de escritorio. Vamos, que nos planteamos que por 260 euros más teníamos la habitación montada hasta que fuera mayor y ... la compramos.




Ahora ya estamos nerviosas, con ganas de que el pintor termine para montar la mini cuna, ir a recoger el carro y que traigan la habitación para verlo todo terminado y tenerlo ya listo para la llegada de Laia.


A ver si os gusta la cuna. Una foto es como queda mientras es cuna y la otra cuando se convierte en cama.

miércoles, 20 de enero de 2010

Buenas notícias

No podemos estar más contentas. La curva larga del azúcar ha salido perfecta, voy muy bien de peso ("solo" he engordado 6 kilos en 7 meses) y hoy le hemos vuelto a ver la carita a nuestra Laia.

No ha parado de moverse en toda la eco, y para colmo tenía el cordón y una de las manos todo el rato delante de la cara, pero con un poco de paciencia de la Doctora y unos cuantos meneos a la tripa al final hemos podido conseguir una imágenes muy bonitas. Nos ha hecho todo el repertorio de gestos posibles: ha reído, ha fruncido el ceño, ha tragado, ha abierto y cerrado los ojos...

Está en el tamaño que toca y, excepto la tripita que la tiene gordita (a quien habrá salido, jeje) todo está dentro del percentil de un bebé de 28 semanas. La tripita es de 29. Pesa aproximadamente 1300 Kg, ¡toda una campeona!


No vamos a decir nada más que para nosotras es preciosa, amor de madres o no, pero mejor juzgás vosotras mismas.






¡Pero que contentas que estamos!

jueves, 7 de enero de 2010

La odisea de O'Sullivan

El día 15 de Diciembre me hicieron la prueba del azúcar, conocida como el test de O'Sullivan, y me salieron los niveles ligeramente elevados. Según mi matrona cuentan que el máximo es 140 y a mi me dió 155.
Te dan la botellita que véis en la foto, y, según mi matrona, te la tienes que beber en 5 minutos, y según la enfermera que me hizo la prueba en 15. Yo le hice caso a esta última, y parece ser que eso a podido alterar ligeramente el resultado.

La prueba consiste en que cuando llegas te sacan sangre, te tomas el líquido (bebida glucosada), y a la hora de haberte pinchado por primera vez te vuelven a sacar sangre.

Como me salió alta hoy me la han repetido, pero en esta ocasión ha sido la llamada "curva larga", es decir, la botellita era muuucho más dulce, y en vez de 2 pinchazos han sido 4, uno al llegar y posteriormente uno a cada hora desde que te han pinchado la primera vez y te has bebido el líquido. El otro día la cosa fué bastante bien, pero hoy ha sido un poco más duro. He llegado al centro de salud a las 8:00 de la mañana, me han llamado la primera, me han sacado sangre y me han dado la botellita "sabor naranja" (con lo que odio las cosas con sabor a naranja). Me siento, empiezo a tomármela..."bueno, no está tan mal...". A los 4 tragos la cosa se iba poniendo difícil..."uf, me está dando un poco de angústia, pero tengo que aguantar...¿aguantaré? uy, creo que no...que angustia, que angustia"...y ahí he salido corriendo a vomitar. Consecuencia: volver a empezar!. Esta vez me han dado "sabor limón", mucho más soportable, pero aún así no he podido evitar vomitar un pelín a la hora y media más o menos de habérmelo tomado. No ha sido prácticamente nada, así que la enfermera me ha dicho que podía continuar.

Y ahora a esperar, hasta el día 20 no tendremos los resultados ya que mi matrona está de vacaciones. Yo, por si acaso, voy a cuidarme un poquito más.

Por otro lado decir que Laia parece muy nerviosa, la noto prácticamente a diario e incluso hay noches, cuando estoy tranquila en el sofá, que se ve a simple vista como se mueve, sin necesidad de poner la mano en la tripa para sentirla.

El día 18 tenemos eco de la semana 28 en la Fe, y el día 20 tenemos la misma en el Hospital 9 de Octubre, despues de pasar por la matrona a primera hora.


Que ganas tenemos de volver a verla!!